fbpx

El verano, los días de exposición solar, los baños en el mar o en la piscina… han dejado huella en nuestra piel. La piel está deshidratada, engrosada y más sucia de lo habitual, por eso es un momento ideal para incorporar las mascarillas faciales en tu rutina de belleza. 

¿Qué son las mascarillas?

Las mascarillas son cosméticos destinados a limpiar, hidratar, regenerar, aportar luminosidad y combatir el exceso de radicales libres en la piel. También ayudan a tratar imperfecciones como los puntos negros, granos, manchas, arrugas y flacidez, entre otros. Y dependiendo de su composición, pueden retirar las células más superficiales de la piel de una manera suave. Se emplean de manera puntual, una o dos veces por semana tras la correcta limpieza de la piel.  Eso sí, es muy  importante saber qué necesidades tiene tu piel para acertar con la mascarilla ideal.

¿Por qué incluirlas en tu rutina de belleza?

  • El sol engruesa el estrato córneo, que es la última capa de la piel
  • La piel está más sucia, porque hemos usado protector solar todos los días y hemos repetido la aplicación (recuerda que el protector solar se debe utilizar todo el año).  Además, el calor estimula la glándula sebácea, por lo que es fundamental, sobre todo en pieles grasas y con tendencia acneica, una correcta higiene y limpieza de la piel.
  • La exposición solar, la salitre, el cloro… hace que perdamos más agua. TEWL, (pérdida de agua transepidérmica) por lo que la piel está más deshidratada y se marcan más las arrugas.
  • La exposición solar contribuye a generar más radicales libres, por lo que podemos observar cómo afecta al tono de nuestra piel. Un tono apagado y con falta de luminosidad.

En definitiva, las mascarillas te ayudan a limpiar, seborregular, hidratar, ganar luminosidad y tratar pequeñas imperfecciones.

Tipos de mascarillas

Podemos encontrar mascarillas en crema, en polvo, de tejido, elásticas, en gel, y mascarillas específicas de aplicación caliente.

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

En crema

Son emulsiones a las que se les añade un espesante. Son válidas para todo tipo de piel, dependiendo de sus ingredientes tendrán unos beneficios u otros. Los tiempos de aplicación oscilan entre los 5-20 minutos según fabricante.

En polvo

Las más conocidas son las de arcilla. Las puedes mezclar con tónico, hidrolato, aceites vegetales o agua. Aplícalas durante 8-10 minutos y retira siempre con agua templada-fría (no dejes que se seque del todo).  Las arcillas tienen gran poder adsorbente, y las más recomendadas en pieles grasas son las verdes. En pieles normales-secas las blancas  y en sensibles las rojas. Si tu piel está deshidratada no es la mejor opción.

De tejido

Es una gasa especial impregnada de una solución acuosa que se coloca sobre la piela y se dejan reposar entre 10-20 minutos.  La mayoría de estas mascarillas no necesitan aclarado tras el tiempo de exposición. Se trabaja un poquito el excedente de producto y listo. Son ideales para las pieles más delicadas.

Elásticas

Contienen carragenatos, goma xantana o ceras que forman una película elástica e impermeables sobre la piel. Se presentan en polvo y se mezclan con agua, concentrados o tónicos (según la marca). Una vez transcurrido el tiempo de exposición, se retiran como una máscara al completo y no es necesario aclarar con agua.  Este tipo de mascarillas tienen efecto oclusivo, por lo que todo lo que apliques antes  de la mascarilla (serum, ampolla, crema…) ayudará a que penetre mejor y aumenta la eficacia del cosmético. Son un tanto engorrosas para uso doméstico si eres tú quien te lo aplicas. Indicadas en todo tipo de piel y con resultadado maravilloso. Si te animas, puedes probarlas en un centro de belleza.

En gel

Están formadas por sustancias gelificantes. Actúan rápido, un punto a favor si no dispones de 10 minutos. Con estas, tras 5 minutos el agua se evapora y notas una sensación de tirantez.  Recomendadas en pieles grasas que no estén deshidratadas.7

Calientes y autotérmicas

Vienen en bloque y se calientan a baño maría. Otras vienen en polvo y se mezclan con agua (yeso – sulfato cálcico).  Al tener efecto térmico produce una vasodilatación en la piel, por lo que mejora la penetración de ingredientes a posteriori. Se recomiendan en pieles desvitalizadas, cetrinas y con tono apagado. No las recomiendo en pieles con problemas vasculares: cuperosis, telangiectasias, rosácea.

 

¿Cómo se aplican las mascarillas?

Antes de comenzar a aplicar la mascarilla es fundamental tener el rostro limpio. Puedes hacer esta doble limpieza o limpieza básica y por último aplicarte la mascarilla. El tiempo de espera dependerá del tipo de mascarilla y lo que indique el fabricante del producto en la etiqueta. Suele rondar entre los 5-20 minutos. Incluso algunas puedes dejar que actúen durante toda la noche y al día siguiente procedes con la limpieza, como de costumbre.  Sea como sea, que ese ratito de exposición sea un momento para disfrutar, cerrar los ojos, respirar y relajarte. 

Photo by Adrian Motroc on Unsplash

Una vez que la mascarilla ha hecho su efecto hay que aclararla bien con agua templada (salvo otras indicaciones),  después secar suavemente la piel y continuar con el tratamiento habitual.

A continuación te dejo un listado de mascarillas según necesidades. Algunas las he probado y otras no pero las he seleccionado tras revisar a conciencia su lista de ingredientes en conjunto.

 

Ejemplos y dónde comprar (con link directo a la tienda)

Para limpiar, exfoliar y reducir puntos negros:

Para seborregular, equilibrar el exceso de grasa y reducir puntos negros:

Limpieza y luminosidad

Para hidratar, calmar y refrescar:

Para nutrir y regenerar

Packs especiales

Mascarillas de tejido y sin aclarado para distintas necesidades

Otros packs

Descuentos para ti en estas tiendas

10% de descuento en theCosmethics  código: THANIAMOREIRA

10% de descuento en Made in Tribe código: MOREIRA

¿Ya incorporas las mascarillas en tu rutina de belleza semanal? Cuéntame en comentarios cuáles son tus favoritas, me encantará echarles un vistazo.

Hola, soy Thania

Asesora en estética y cuidado de la piel

¿Buscas algo más?

Tu rutina ideal

Un plan de un mes para equilibrar tu piel y reducir sus imperfecciones

Siéntete a gusto en tu piel

Programa intensivo con rituales para recuperar tu bienestar y confianza

ebook

«Receta para una piel bonita» Una guía para conocer tu piel y sacarle todo el jugo

Comienza la ruta hacia tu belleza natural

Apúntate al newsletter y recibe tips para conseguir una piel más bonita