fbpx

dos must para mantener las impurezas a raya

Estos serán tus dos imprescindibles para mantener la piel más limpia y libre de impurezas por más tiempo: 

1. Arcilla

Ingrediente natural con propiedades terapéuticas que proviene de la descomposición de las rocas,. Según su composición en minerales, y dependiendo de su origen tiene una coloración distinta, es así por lo que podemos encontrar arcilla blanca, roja,verde…
Mis favoritas son la arcilla verde y la blanca. Pensamos que las arcillas resecan la piel porque su principal función es absorber pero os aseguro que si las usas con cautela y escojas la que mejor le venga a tu piel no tendrás ese problema.  Para que te quedes más tranquila, mi propio ejemplo: tengo una piel seca, fina y sensible, reacciona enrojeciéndose al menor cambio de temperatura y al ejercer presión o roce suave sobre ella y la arcilla blanca jamás me causó sequedad o irritaciones.
Tras usar la arcilla a modo de mascarilla, la piel queda muy fresca, calmada y el tono espectacular. Pero sobre todo elimina residuos y suciedad que se van depositando en la superficie de nuestra epidermis y que provienen de la contaminación ambiental.  También ayuda a mantener los poros de la piel mucho más limpios, eliminando restos de productos más pesados como  los solares o los maquillajes si no hacemos una rutina de limpieza adecuada como te explico en el artículo sobre la doble limpieza.
Además, las arcillas son muy versátiles y cunden muchísimo.  Mezclada con agua, hidrolato adecuado o un aceite vegetal, conseguirás un mayor efecto calmante, seborregulador o hidratante, dependiendo de las propiedades de dichos aceites.

propiedades de la arcilla verde y blanca

 
  • Absorbente: eliminando toxinas e impurezas superficiales
  • Activa la circulación
  • Antiinflamatoria
  • Antibacteriana ¡ideal para combatir granitos!

 

Como preparar una mascarilla de arcilla

  1. Preparación: de 2 a 3 cucharadas de arcilla, mezcladas con un poco de agua templada o hidrolato.
  2. Aplicación del producto con pincel. También puedes hacerlo con las manos. una capa tirando a gordita
  3. Tiempo de exposición: 7-10 minutos. Lo ideal es retirarla antes de que se seque del todo.
  4. Con abundante agua y con ayuda de una esponja o muselina limpia la piel.
  5. Después de secar, tonifica.
  6. Hidrata o aplica el tratamiento de costumbre: contorno de ojos, serum, crema…
  7. Repetir el ritual cada semana o cada 2 semanas según necesidades.

Algunos ingredientes que puedes incorporar dependiendo de las necesidades de tu piel:

  • Pieles sensibles y cuperosis: arcilla blanca y roja con aceite de caléndula.
  • Pieles maduras o tendencia a la deshidratación :blanca con aceite vegetal de germen de trigo.
  • Pieles grasas: verde con aceite de jojoba o de semilla de uva.

Otros usos de la arcilla verde

Con un solo ingrediente, la arcilla verde puede darnos mucho juego.

  • Mezcla media cucharadita de arcilla con una de aceite vegetal ligero (puedes usar el de avellanas o jojoba por ejemplo) y tendrás un peeling que elimina delicadamente las células muertas más superficiales de tu piel. Puedes hacerlo cada semana.
  • Con emplastos para zonas que cursen con inflamación* siguiendo la preparación de la mascarilla facial pero con mayor cantidad de producto y complementándola con aceites como la manzanilla y el romero potenciarán todavía más su efecto antiinflamatorio *consulta con un especialista tu caso particular.
 

2. Jabón nórdico con carbón activado de Natura Sibérica

«El famoso jabón nórdico de Natura Sibérica»  Este jabón arrastra eficazmente las impurezas, dejando los poros de tu piel limpios gracias al carbón activado, a él se adhieren los restos de otros productos y demás suciedad cutánea. La combinación con los demás ingredientes, sobre todo extractos vegetales, ayudan a seborregular tus glándulas sebáceas, manteniendo los granos a raya y mejorando su cicatrización.

Entre sus ingredientes:

  • Extracto de Schizandra, aporta protección antes agresiones externas.
  • Espino cerval de mar, aumenta la elasticidad de la piel
  • Aceite de pepitas de frambuesa de Sajalín, es bactericida y antiinflamatorio. El aliado perfecto para combatir los granos.
  • Aceite de semilla de lino y extracto de airela, cicatrizantes y antiinflamatorios.
  • Extracto de mora, antioxidante.
  • Aceite de cedro siberiano, regula los procesos de renovación celular (cada 28 días regeneramos la última capa de células del extracto córneo, la capa más superficial de nuestra epidermis)
  • Abedul enano, tonifica y calma la piel
  • Carbón activado
 
Como usar el jabón nórdico:
  1. Aplica el producto con ayuda de la esponja mojada previamente en agua (la trae el propio jabón) Nunca cubrir cerca del orbicular de los ojos ni cerca de la mucosa labial ya que puede causar irritaciones.
  2. Tiempo de exposición 5 minutos (aunque la marca no indica que sea necesario)  el carbón activado para ser efectivo necesita un tiempo de exposición.  Si lo dejas, es un buen momento para aprovechar y escribir, escuchar música o prepararte un baño relajante.
  3. Moja las manos y realiza un suave masaje hasta hacer  cierta espuma. Retira con la misma esponjita/muselina mojada en abundante agua.
  4. Aplica el tónico y  continúa con la aplicación de contorno, serum, crema o protección solar si procede.
  5. Frecuencia: aunque la marca recomienda usarlo más a menudo,  varias veces por semana, es un jabón que puede irritar en pieles sensibles. En mi caso, que tengo sensibilidad, además de un ligero enrojecimiento tras su uso, también noto escozor, por lo que no me convence. 

¿Qué puedes hacer para mantener la piel más limpia?

  1. Limpiar la piel mañana y noche como te indico en esta rutina
  2. Realiza una exfoliación cada 4 semanas. Si tienes acné o granitos con inflamación no debes abusar de exfoliantes físicos ya que muy probablemente tus granos se inflamarán más y la infección puede extenderse. Mejor en estos casos los peeling químicos con BHA o AHA.  Lo mejor es pedir asesoramiento y comentar tu caso particular.
  3. Higienes faciales o limpiezas de cutis. Salvo que tus glándulas sebáceas trabajen más de la cuenta, no recomiendo más de dos al año (una en primavera y otra en otoño)  Sin embargo, en una piel que segrega grasa normal, llevando una rutina de limpieza diaria es suficiente. Además, como hemos visto en este post, el uso de arcillas y carbón activado ayuda también a mantener los poros limpios.
  4. Una mascarilla a la semana que mantenga tu piel hidratada. Puede ser en crema, gasa, hidrogel… en este artículo tienes una selección de mascarillas
CONCLUSIONES
El jabón nórdico lo recomiendo sobre todo en pieles normales, con granos y con tendencia acneicas. Lo que sí os aconsejo con creces es que os hagáis con dos básicos como la arcilla verde y la blanca. Son dos productos que vienen en polvo, que cunden muchísimo, y que ya habéis visto lo polivalentes que son, ajustándose a todo tipo de pieles. Ah! y son muy económicas.
Así que no hay excusas para no cuidarte un poquito, ¡dedícale a tu piel 5 minutos por la mañana, otros 5 por la noche y un extra de 20 minutos a la semana y tendrás una piel radiante y super limpia!

Hola, soy Thania

Asesora en estética y cuidado de la piel

¿Buscas algo más?

ASESORAMIENTO PERSONALIZADO

Descubre tu rutina ideal y consigue una piel más bonita, equilibrada y saludable.

Apúntate al newsletter y recibe gratis el manual de hidratación básico

ebook

«Receta para una piel bonita» Una guía para conocer tu piel y sacarle todo el jugo